Entre Caballos y Cabalgatas

Por: Pilar González Pardo, Pedagoga – Abogada

caballosLos primeros caballos que llegaron a la actual Provincia de Vélez, fueron traídos por el conquistador Luis de Lugo en 1543; se trataba de caballos árabes y berberiscos provenientes de las provincias de Andalucía.
Paulatinamente fueron ingresando nuevos ejemplares de otros lugares de España y sobrevino un proceso de adaptación y su desarrollo en nuestro difícil medio topográfico. Los cruzamientos, el influjo del medio y el gusto de los criadores fue determinante para que surgiera la raza de caballo criollo colombiano, que se denomina “Paso Castellano”.
LOS CRIADEROS DE LA PROVINCIA
El nacimiento de los criaderos de caballos y mulares en la Provincia de Vélez se explica por varias razones: Es muy antigua y hace parte de nuestra tradición cultural rural aquella idea según la cual montar un buen caballo es signo de prestigio y de poder social y económico.
También hay que tener en cuenta que el caballo fue el único medio de transporte desde el período colonial hasta bien entrado el siglo pasado. Igualmente, señalemos que durante siglos, el caballo fue el principal medio de carga y que en el caso de nuestra Provincia de Vélez fue notorio su comercio de miel, panela y bocadillos hacia pueblos como Samacá, Villa de Leiva, Zipaquirá y Chiquinquirá; a su vez, lo preferido de los comerciantes fue traer a su regreso cargas de sal.
En la primera mitad del siglo pasado se fundaron varios criaderos en la Provincia y particularmente en Vélez. en dicha población, en los años treinta, se establecio el criadero “El Higuerón” de propiedad de Saturnino Valbuena. Años despúes, en ese mismo lugar fueron apareciendo los criaderos “El Veleño” de Urbano Rivera, “El Batán” de Euclides Ariza, “Ojo de Agua” de Abel Ortegón, “El Amarillo” de Luis Eduardo Acelas, “Las Cuadras” de Julio Cadena, Etc. Se recuerda también la yeguas criadas por Nemesio Marín en Sucre, el criadero “Santa Rita” de Santos del Río en La Mesa (S), “El Mercadillo” de Jacobo Valenzuela en Guavatá y el criadero “Peña Bonita” de Alfonso Mejía, en Sucre.
Armando Valbuena Olarte, un estudioso del tema, cuenta que en el criadero del “Higuerón” nacieron “La Cisne”, “Segunda” y “Gaucho”, los cuales fueron los ancestros de “Blanca Nieves”, campeona nacional en Bogotá; “Samaracanda Segunda”, campeona nacional y declarada fuera de concurso en Expobucaramanga y Vélez; “Satán” y “Diablo”, campeones en Bucaramanga y que fueron adquiridos por la Secretaría de Agricultura y Ganadería de Santander para servir de reproductores en los puestos de monta.